La prioridad de ATECAL, en la situación actual, es velar por la salud de nuestros empleados y clientes. Para continuar ofreciendo el mejor servicio a nuestros clientes, apostamos por la máxima seguridad y protección en nuestras intervenciones. Explicamos nuestras recomendaciones de seguridad aquí.

Blog

Ahorro en Ahorro en Agua Caliente Sanitaria 1 Termo

El agua caliente sanitaria, se encuentra en casi todas las casas y es raro el domicilio donde no haya un termo o un calentador con el que podamos darnos una buena ducha en condiciones.

Al contrario que con la calefacción, el ACS representa un mínimo gasto que puede estar entre el 5 y el 30% del consumo de combustible de nuestro hogar, así muchas veces lo descuidamos, siendo sin embargo su optimización, un ahorro importante a la suma de los consumos de todo el año.

El termo.

El termo, es un depósito acumulador, que calienta el agua por medio de una resistencia eléctrica, es un sistema muy fácil de instalar y que apenas requiere más que de un enchufe, pero por el contrario es uno de los sistemas de producción de agua caliente más caro y menos eficiente.

Calentar el agua con electricidad (efecto Joule) supone un gasto energético grande y su optimización también supone los mayores ahorros.

Algunos consejos para el ahorro:

1. – Regula la temperatura del termostato del termo, pues cada grado de más, dispara exponencialmente el consumo, el truco está en regular la temperatura a tu gusto, pero no dejar el acumulador con más temperatura de la que vayamos a utilizar, puesto que será un desperdicio de energía calentar el agua hasta una temperatura y después tener que enfriarla (con la mezcla) porque está demasiado caliente.

2. – Si durante muchas horas del día (más de 4) no vas a utilizar el agua caliente, desconéctalo, pues aunque el gasto de calentar el agua de nuevo es mayor, conservar el agua caliente muchas horas sin que se vaya a utilizar, también va sumando en nuestro consumo.

3. – Si tienes que comprar un termo nuevo, adecua la capacidad de éste a tu consumo de agua 30-40L por persona, unos 60-80L dos o tres y sobre 100L con cuatro personas o más.

4. – Una mayor capacidad sin uso, supone un mayor gasto de almacenaje. Estudia también la simultaneidad en el uso, si se puede repartir la utilización del agua caliente en el tiempo, y así por ejemplo no se hacen todas las duchas a la misma hora, es posible que puedas reducir la capacidad de tu depósito.

Compartir:

Nueva app para clientes

Gestione y acceda al mantenimiento de sus equipos desde el ordenador o smartphone

Suscríbase a nuestro newsletter


Autorizo la comunicación de mis datos a las empresas del Grupo para la remisión de información acerca de las actividades, servicios y soluciones empresariales. Estoy de acuerdo con la política de privacidad

Please don't insert text in the box below!

Su suscripción se ha realizado correctamente.