La prioridad de ATECAL, en la situación actual, es velar por la salud de nuestros empleados y clientes. Para continuar ofreciendo el mejor servicio a nuestros clientes, apostamos por la máxima seguridad y protección en nuestras intervenciones. Explicamos nuestras recomendaciones de seguridad aquí.

Blog

Ahorro en Agua Caliente Sanitaria 3 – Caldera

Podríamos sin embargo omitir este episodio y extrapolar los dos anteriores de ahorro en calefacción, el termo y el calentador dentro de éste.

Ahorro en ACS, El termo (1).

Ahorro en ACS, El Calentador (2)

No obstante, vamos a recordar una serie de puntos básicos para terminar de limar el consumo de nuestro electrodoméstico

1. Las calderas por el hecho de que son aparatos que trabajan también para calefacción suelen ser por defecto más eficientes que los calentadores y por descontado que los termos, puesto que ya hemos dicho que este último método es el menos eficiente del mercado.

Una caldera por definición, sólo sirve para calefacción, no obstante es muy frecuente, tener calderas mixtas, que pueden trabajar para ambos sistemas además de la calefacción, agua caliente instantánea o agua caliente por acumulación.

2. Lo primero será averiguar qué sistema de producción de agua caliente tiene nuestra caldera. Si en el nombre de nuestra caldera, aparece una “A” significa que nuestro aparato está preparado para trabajar con acumulador y por ello dispondremos de un depósito acumulador conectado al circuito sanitario de nuestra caldera. También es interesante saber si nuestro sistema dispone de un sistema de recirculación.

Si no lleva esta “A” lo más seguro es que trabajemos con un dispositivo instantáneo que puede producir agua caliente por intercambio de calor, a esto sería interesante saber si el intercambio es bitérmico o de placas. Veamos la diferencia entre las diferentes opciones:

ACUMULADOR

Nuestra caldera calienta un circuito de agua caliente, y ésta mantiene caliente el agua sanitaria que se deposita dentro de un acumulador. El acumulador es un recipiente donde se mantiene el agua caliente que la caldera previamente ha calentado a la temperatura que nosotros deseamos, dispuesta a ser utilizada.

1. Conviene invertir dinero en tener un buen depósito acumulador, de un acero de calidad, protección catódica contra corrosión, doble camisa y bien protegido, contra fugas de calor. Si estás en el momento de cambiar el acumulador, es un buen momento para plantearte la inversión, si no lo estás es importante que el depósito esté ubicado en un sitio interior o por lo menos resguardado de fugas de calor, tanto el mismo depósito como las tuberías que trasportan el agua caliente.

Plantéate también la capacidad de éste, puesto que la capacidad de un depósito tiene que ser proporcional al consumo de agua de una vivienda, y mantener más litros de agua acumulados sin uso, un gasto innecesario (consulta a tu instalador, a cerca de la capacidad idónea).

2. Si el depósito tiene una resistencia eléctrica de apoyo, sería interesante desconectarla o dejarla actuar solamente en caso de mucha necesidad, puesto que calentar el agua por electricidad, es un sistema muy ineficiente y caro, donde el gas natural o el gas-oil de nuestra caldera le sacarán mucho más partido.

3. El termostato del acumulador nos permite graduar la temperatura a la que saldrá el agua caliente, así cada grado de más supone un aumento exponencial no sólo en la generación de esta agua caliente, si no después a la hora de mantenerla a esta temperatura el resto del día. Selecciona la temperatura según tu gusto, una temperatura optima, rondaría alrededor de 45ºC evitando que después tengas que MEZCLAR el agua por exceso de temperatura. Si no tienes que mezclar significará que el agua está a una temperatura idónea, si tienes que mezclar sin embargo, supone un desperdicio de energía puesto que tienes que calentar primero para después tener que enfriar antes de usarla.

4. Los depósitos con recirculación, nos permiten disfrutar de una mayor calidad de agua caliente, puesto que ésta sale caliente al abrir un grifo, sin necesidad de esperar, pero este sistema también tiene un gasto económico mayor, puesto que los circuitos sanitarios de nuestra vivienda, no siempre están todo lo bien aislados que deberían y mantener el agua recirculando por éstos, un gasto energético importante. Todas las instalaciones tienen un termostato de recirculación que pone en funcionamiento la bomba si el agua cae por debajo de una cierta temperatura, mantén este termostato por debajo de la temperatura habitual de demanda así evitarás recircular el agua constantemente por tu circuito.

Es interesante también si se dispone de un programador, activar la recirculación, sólo en las horas del día de máxima demanda y el resto de horas del día donde la demanda es puntual, dejar que el depósito funcione como un acumulador convencional.

INSTANTANEA CON PLACAS

El intercambiador de placas es el sistema de producción de agua caliente instantánea más antiguo. Antiguamente al intercambiador se denominaba calderín, puesto que era un depósito de generación de agua dentro de la caldera, como una caldera pequeña dentro de una más grande.

Hoy en día, las placas son electro soldadas y el vetusto elemento llamado calderín se ha sustituido por un dispositivo similar a una lata de sardinas, que realiza la misma función.

Los mismos consejos que en todo lo demás, regular la temperatura del agua mediante el termostato, intentando mezclar lo menos posible.

INSTANTANEA CON BITÉRMICO

El sistema de calentar el agua mediante intercambiador bitérmico, es un sistema de producción de agua caliente mucho más moderno y actual, donde el agua intercambia temperatura en el mismo intercambiador que la caldera utiliza para calentar el agua de calefacción. Los consejos son idénticos.

El sistema de placas es MENOS EFICIENTE, pero genera una producción de agua caliente mucho más estable, sin tantas subidas y bajadas de temperatura, sobre todo en el inicio de la producción de agua caliente. Con la llegada de los intercambiadores de placas electro soldados, la eficiencia ha mejorado y este sistema se ha convertido en un sistema muy recomendable.

El sistema de bitérmico es más eficiente pero en su contra resulta MENOS ESTABLE en la producción de agua caliente dando lugar a alguna variación en la temperatura del agua, sobre todo en el arranque, con la llegada de los depósitos estabilizadores y de micro acumulación, esta situación se ha mejorado, siendo un sistema bastante recomendable.

En resumen las placas son “un poco” menos eficientes y un poco “más estable” en la producción de ACS.

Fuente:www.climayacs.blogspot.com
Autor: Oscar del Molino (Técnico de Atecal 2001, s.l.u.)

Compartir:

Nueva app para clientes

Gestione y acceda al mantenimiento de sus equipos desde el ordenador o smartphone

Suscríbase a nuestro newsletter


Autorizo la comunicación de mis datos a las empresas del Grupo para la remisión de información acerca de las actividades, servicios y soluciones empresariales. Estoy de acuerdo con la política de privacidad

Please don't insert text in the box below!

Su suscripción se ha realizado correctamente.