Blog

Ahorra en tu factura del gas

En la actualidad la eficiencia energética es la única opción viable para garantizar la supervivencia del planeta. Fomentar el uso de energías alternativas, concienciar sobre la importancia del ahorro energético y el uso responsable de los equipos resulta vital.

Evitar elevadas facturas energéticas es posible gracias a la eficiencia energética que ofrecen las calderas de condensación a gas.

Lograr un significativo ahorro energético mediante la utilización del poder calorífico del gas natural es perfectamente posible con el adecuado mantenimiento de tu caldera.

Pero además, con esto es posible alcanzar un menor impacto medioambiental. El ahorro energético es una meta posible si se toma en serio una utilización adecuada de los equipos.

Tecnología para el ahorro

Para aprovechar al máximo la capacidad calorífica del gas natural podemos optar por la instalación de una caldera de condensación. Este tipo de aparatos permiten un 30% menos de consumo de combustible gracias a su mayor rendimiento.

Las calderas de gas con tecnología de condensación aprovechan mejor parte del calor que anteriormente se expulsaba en forma de humos y vapor. Al mismo tiempo reducen la cantidad de gases contaminantes expulsados a la atmósfera.

Este tipo de calderas rinden al máximo no sólo en invierno, cuando la demanda de calor es elevada. Con el avance tecnológico se ha logrado minimizar su consumo residual, es decir, cuando su trabajo se reduce.

Proyectar, instalar, conservar y gestionar la energía de una instalación térmica es clave para el ahorro. Esto se logra a través del mantenimiento preventivo que exige la normativa vigente, lo que incluye inspecciones obligatorias.

Beneficios de la instalación de una caldera de condensación a gas

Tener una instalación térmica que permita el ahorro energético mediante el uso de gas natural tiene importantes beneficios para ti:

  • Proteges el medio ambiente. El ahorro energético conlleva una inevitable disminución en las emisiones de CO2 a la atmósfera.
  • Ahorras dinero. Cuando utilizas eficientemente un equipo de tecnología que avale un mayor rendimiento energético, el gasto en la factura se reduce considerablemente.
  • Menos preocupaciones. Contando con el mantenimiento programado del equipo será posible reducir sus averías y aumentar el confort de la instalación. Además se reducirá el consumo del equipo al poder trabajar de manera óptima.
  • Atención a los detalles. Programando el termostato alrededor de 21 grados se consigue una temperatura de confort óptima para el hogar. Cada grado por encima representará 7% de consumo adicional de energía y un golpe para tu bolsillo.

Respecto a los inconvenientes, sólo habría que destacar que la instalación del equipo requiere de una inversión inicial algo superior. No obstante, gracias a sus consumos más reducidos no tardará en amortizar esta inversión extra mediante la factura energética.

En conclusión, con el aislamiento térmico adecuado en tu casa, el mantenimiento y prevención constante de la caldera de gas con tecnología de condensación y una actitud consciente, es posible lograr un significativo ahorro energético.

Compartir:

Suscríbase a nuestro newsletter


Autorizo la comunicación de mis datos a las empresas del Grupo para la remisión de información acerca de las actividades, servicios y soluciones empresariales. Estoy de acuerdo con la política de privacidad

Please don't insert text in the box below!

Su suscripción se ha realizado correctamente.